¿Qué es el Bolchevismo?

Leon E. S.

¿Qué es el bolchevismo?

¿Por qué estudiar el bolchevismo?

¿Qué tan vigentes son sus planteamientos?

 ¿Es el estalinismo el heredero de los bolcheviques?


Para poder contestar estas preguntas te encuentras con varios problemas. El primero de ellos es que la gran mayoría de textos que hablan sobre los Bolcheviques se encuentran en ruso, alemán, francés e inglés por ello, a menos que domines varios idiomas y tengas la paciencia para buscar los textos indicados, el estudio se plantea complicado. Otro de los problemas es sin lugar a dudas la mutilación y desaparición de textos, fotos, archivos e incluso personajes que son clave para entender la historia del Partido Obrero Social Demócrata Ruso (POSDR), que se genera en el periodo que Stalin esta en el poder. Y como cereza del pastel, después de la caída de la URSS, la gran mayoría de los “marxistas” empiezan en su lento pero firme peregrinaje hacia el reformismo, el oportunismo y la claudicación de sus ideas de juventud, dejando a toda una generación sin el hilo conductor que nos facilite el estudio del marxismo ruso.
Ahora bien, a pesar y después de sortear todos estos problemas intentemos dar elementos para contestar la primera pregunta.



¿Por qué estudiar el bolchevismo?

Los bolcheviques se erigen como la primera herramienta efectiva de los trabajadores para la transformación de la sociedad. Fueron capaces de demostrar a las capas explotadas que ni dentro de la autocracia zarista, ni del capitalismo hay cabida para el bienestar y que sólo el proletariado es capaz de conseguirlo a través de sus propias fuerzas con la toma del poder. Durante años los historiadores de la burguesía han intentado demostrar que la toma del poder por los trabajadores rusos no fue otra cosa que un golpe militar orquestado por los bolcheviques y encabezados por Lenin. Ellos conciben la historia a través de los individuos, no como acontecimientos generados por el grueso de las masas, las clases y sus respectivos intereses.

Dentro del marxismo se conciben muchas tendencias, entonces, ¿Por qué estudiar esta, la bolchevique? La respuesta radica en que dentro del POSDR lograron converger un sinfín de corrientes y orientaciones, pero fueron los bolcheviques los que lograron dentro de éste partido agrupar en sus filas a la mayoría de los revolucionarios mas abnegados, disciplinados y formados en las luchas de los trabajadores. Pero  dentro de los bolcheviques tampoco existió una homogeneidad. Eso más que ser su debilidad, se convirtió en la fortaleza más grande del partido, ya que la diversidad de pensamiento generaba que la formación de los cuadros se llevara a cabo en la más rica y nutrida argumentación en las discusiones. La clave era mantener la unidad de acción y la libertad en la discusión. Claro está, que esta libertad en la discusión en algunos momentos de la historia del partido estaba reducida dado las circunstancias de ilegalidad en las que estuvieron inmersos los bolcheviques, ya que el régimen zarista condenaba la organización de las capas explotadas por mas mínima que fuera.

El movimiento obrero ruso surgió en medio de un tardío desarrollo capitalista, es por ello que se encontraba libre de todos los vicios reformistas. Se podría decir que, la clase obrera rusa era espontáneamente socialdemócrata, y más de diez años de trabajo de los socialdemócratas contribuyeron a transformar dicha espontaneidad en conciencia de clase.

Eran esas condiciones las que permitieron que los bolcheviques tuvieran una gran ventaja en comparación con los partidos socialdemócratas europeos, incluyendo el alemán que era el partido más fuerte de la segunda internacional y que para muchos otros partidos (incluyendo el ruso) era un modelo a seguir.
Ha pasado más de un siglo desde el primer congreso del POSDR (1898) y exactamente cien años desde el congreso que da vida como partido independiente a los bolcheviques, entonces, ¿qué tan vigentes son sus planteamientos?

Para responder la pregunta hay que aclarar un par de cosas a los fanáticos intransigentes que pretenden copiar a la letra lo que dijo Lenin, o peor aún, los que se sienten Lenin del siglo XXI.

El materialismo dialectico, el marxismo, el bolchevismo son herramientas, no manuales o receta de cocina.


Marx, Engels, Lenin, Trotsky  y  los bolcheviques también cometieron errores, nunca fueron ni pretendieron ser un ejército de arcángeles infalibles y totalmente lúcidos que todo lo habían previsto. A través de su caminar político transformaron radicalmente en varias ocasiones sus puntos de vista y su táctica. En resumen, estuvieron en movimiento, corrigieron cuando lo tenían que hacer, aprendieron con y para los trabajadores, explicaron pacientemente, eso a la par de mantener sus principios firmes es los que caracterizó y diferenció de las demás tendencias.

Eran cuadros revolucionarios que tenían visión global de la lucha, capaces de explicar cosas complicadas con palabras sencillas. Siempre hablaron con la verdad a los trabajadores y desnudaban cada mentira del zar, de la burguesía, de los reformistas. El tacto hacia los trabajadores de otras tendencias socialdemócratas o a capas atrasadas del proletariado era su sello distintivo, sabían que el principal enemigo eran los aristócratas y la burguesía y que sólo bajo la unidad y dirección del proletariado podría ser derrocado el régimen.

La combinación del trabajo legal e ilegal, la total independencia política de la burguesía liberal, una prensa constante y accesible a los trabajadores, el hacer bloque contra el enemigo común tanto en el Duma (parlamento) como en las huelgas, marchas, etc. hablan de la flexibilidad de método. Ellos fijaron un punto (la revolución socialista), trazaron una línea (la táctica) y la siguieron (la disciplina, la centralización). Esta “línea” se trazaba conforme al movimiento histórico, al movimiento de las clases, sus partidos e intereses.
Ahí se encuentra, la serie de lecciones que tendremos que aprender y utilizar como herramienta de acción.
Aun hoy tenemos que explicar a los que le temen a la centralización y demostrar a los fanáticos de Stalin, que el bolchevismo no parió a la tendencia estalinista. A los primeros tendremos que decir que el estalinismo y la burocracia que representó, no se generó a través de la centralización que sostenía el partido bolchevique, ya que es más que evidente que la historia del partido no es otra más que la lucha disciplinada de las diferentes fracciones. Las condiciones de atraso que sufría Rusia, la guerra civil y la pérdida de muchos de los mejores elementos bolcheviques, la derrota de la revolución en occidente que generan un aislamiento de la joven URSS, en conjunto con la retirada que representó la Nueva Política Económica (NEP) y otros factores son los responsables del origen de una burocracia cada vez más numerosa y con mayor poder dentro del partido, está a su vez ve el peligro en el bolchevismo. Stalin representa los intereses de la burocracia, de los oportunistas, de la conciliación de clases. A los segundos nos basta con decirles, el partido de Lenin murió bajo Stalin y que tras la muerte de éste, no ha resucitado.

Recomendamos para este tema los siguientes libros, muchos de los cuales puedes descargar de nuestro blog.

El partido Bolchevique – Pierre Broué
Diez días que estremecieron al mundo – John Reed
El año I de la Revolución Rusa – Víctor Serge
Historia de la Revolución Rusa – León Trotsky
Bolchevismo Camino a la Revolución – Alan Woods


Biblioteca Marxista Virtual: